Desde que comenzamos con esta situación de ALERTA SANITARIA por la presencia del COVID-19, se han ido desarrollando una serie de protocolos en los lugares de trabajo, para extremar las medidas de prevención, que a priori pueden entenderse como adecuadas para protegernos de la presencia del famoso VIRUS, pero que a la larga pueden generarnos más perjuicio que beneficio por el excesivo modo aséptico adoptado en el espacio o hábitat de trabajo.

Sería interesante comentar algunas de las medidas que se están adoptando en muchos de estos espacios de trabajo:1) MASCARILLAS   

1) MASCARILLAS                                                                                                   

https://www.ocu.org/salud/bienestar-prevencion/consejos/mascarillas-prevenir-contagios

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) no incluye el uso generalizado de mascarillas entre las recomendaciones sanitarias para protección individual entre la población. Sin embargo, existe un intenso debate científico sobre la conveniencia de recomendar también su uso, no para protegerse uno mismo, sino para evitar la transmisión por parte de personas infectadas sin síntomas, o con síntomas tan leves que no se plantean la posibilidad de estar infectados.

La razón de este debate es la cada vez mayor evidencia de que, a diferencia de otras infecciones víricas, el COVID-19 sí se transmite durante la fase asintomática. Por eso las autoridades sanitarias de diferentes países están incluyendo la recomendación de uso de mascarillas de forma más extendida de lo que recomendaban anteriormente.

En el caso de España a día de hoy se recomienda usar mascarillas higiénicas (no médicas) cuando se viaja en transporte público y también en lugares en los que resulta difícil mantener la distancia social, como supermercados, según la Guía publicada por el Ministerio de Sanidad.

El uso de mascarillas no exime de adoptar otras medidas preventivas, y de hecho un peligro del que advierte especialistas es de la falsa sensación de seguridad que proporcionan, que puede llevar a relajar medidas preventivas más importantes para la protección personal, como el mantenimiento de la distancia social o la higiene de manos.

1 fotos mascarillas

Escribir comentario (0 Comentarios)

Según la OMS, la población de las ciudades pasa entre el 80 y el 90% de su tiempo en espacios cerrados, cuyo ambiente está contaminado en mayor o menor grado, lo que puede ocasionar graves problemas para la salud. De acuerdo a las estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA), en los países desarrollados los niveles de contaminación de ambientes cerrados pueden llegar a ser de 10 a 100 veces más elevado que las concentraciones en el exterior. Sin embargo, en esta situación de confusión y miedo generalizado, nos tenemos que quedar en casa, por decreto, el 100% del tiempo. 

Escribir comentario (0 Comentarios)

Las circunstancias sobrevenidas los últimos días nos han puesto en una situación completamente nueva e inimaginable en todas las facetas de nuestras vidas. Por encima de factores económicos, sociales o emocionales, ahora el reto consiste en preservar nuestra salud del contagio del COVID-19 sin olvidar aquella maravillosa definición de la OMS: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad”.

Escribir comentario (1 Comentario)

La elección del tipo de madera es básica en el contexto de su duración en el tiempo. Hay especies que presentan una durabilidad natural a ser atacadas por determinados agentes bióticos y abióticos. Otras son capaces de resistir el paso del tiempo bajo condiciones de humedad elevadas o incluso sumergidas. En una misma especie, la parte del duramen suele presentar una resistencia a los agentes degradadores muy superior que la parte de la albura. Esto se debe a que la madera del duramen, más antigua, presenta un menor contenido en sacáridos que, a la postre, son los nutrientes que atraen a los insectos.

La humedad es el gran enemigo de la perdurabilidad de la madera. En la mayoría de las especies de nuestro entorno, contenidos de humedad del orden del 18-20 %, propician el desarrollo de hongos de pudrición y de insectos con alto poder destructivo. Por este motivo resulta imprescindible evitar el empotramiento de vigas o jácenas en muros perimetrales o apoyos de pilares en el suelo. En el mismo contexto se debe propiciar la rápida evacuación del agua en caso de humectaciones ocasionales y, por descontado, evitar que se acumule el agua en puntos de encuentro o uniones de elementos.

humitat

Efectos de presencias continuas de humedad

Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 12